Love is in the air

Es importante dedicarle tiempo a la pareja y reservar momentos para compartir solo entre dos. A veces pueden ser cosas de lo más sencillas... o verdaderas locuras. Ahí van unas sugerencias.

Vivir a su ritmo, sin obligaciones

Olvidamos el despertador, nos levantamos a la hora que queremos, comemos a las tres de la tarde, cenamos a las once, nos saltamos una comida... ¡Cuántos años hace que no lo hacíamos! Y si nos viene en gana nos comemos unas patatas fritas al despertar. No hay reuniones con el jefe a las 09:15, no hay que presentar ningún informe para mañana a las 10:00.

No hay que ir a buscar a Arturo al colegio ni llevar a María a clases de guitarra. No va a despertarnos Simón a las seis de la mañana porque ya no quiere dormir más... Tampoco tenemos que pensar en qué hacer para comer ni en ir a hacer la compra. En resumen, la libertad, la serenidad y la máxima plenitud... 

Hacer todo lo que no podemos hacer con los niños

“¡Mira, mamá!”, “¡Papá, ven a ver esto!”, “Elisa me está molestando”… Adoramos a nuestros hijos pero hay que reconocer que es difícil mantener una conversación cuando ellos están cerca. Incluso aunque no estén, la jornada de trabajo nos deja tan agotados que no podemos ni hilar dos palabras seguidas cuando llega la noche... Sin embargo, cuando hacemos una escapada en pareja volvemos a descubrir el placer de hablarnos como en la primera cita.

Podemos pasar la tarde cada uno en su tumbona al borde de la piscina, darnos un chapuzón de tanto en tanto, pasear por una ciudad desde las 8 de la mañana hasta las 7 de la tarde sin parar... Tomarnos un refresco en una terraza sin tener que estar vigilando a nadie, quedarnos hasta tarde en el restaurante sin temor a que el peque de la casa caiga de agotamiento... Aunque también podemos plantearnos retos más alocados: escalar los picos más altos unidos a nuestra media naranja por una cuerda, hacer SUP abrazándonos sobre la tabla como si fuera una isla desierta...

Elegir el alojamiento perfecto

Para que esta escapada de enamorados salga a las mil maravillas, lo verdaderamente importante es elegir EL alojamiento perfecto, es decir, el que mejor se adapta a nosotros. Y es ahí donde Yelloh! Village lo tiene todo para encandilarle…

¿Apenas tienen tiempo para ustedes y quieren pasar un fin de semana sin despegarse? Entonces decántense por un cottage acogedor y olvídense de todo lo superfluo. ¡Aquí solo importan ustedes dos! ¿Les gusta disfrutar de la máxima sensación de confort? Entonces opten por un alojamiento Premium: un marco idílico sin vecinos, una cama espléndida, nada de hacer camas ni limpiar... ¡Lo único que se comparte es la felicidad! 

No pase por alto la propuesta de Yelloh! Village para disfrutar de momentos inolvidables en pareja:

Ver los 91 campings
×