Campings Saint-Jean-de-Luz

Borrar los criterios
San Juan de Luz es una antigua ciudad de corsarios y una de las principales de la costa vasca, a pocos kilómetros de España. Si se aloja en un camping de los alrededores, dese una vuelta por el puerto pesquero y conozca la ciudad, muy animada durante todo el año.

Resultados de su búsqueda: 1 Campings

Campings Pyrénées Atlantiques

¿Conoce San Juan de Luz?

San Juan de Luz es un destino imprescindible, idealmente situado entre el océano y los Pirineos. Sus múltiples atractivos son fruto de una dilatada historia a la que debe un abundante patrimonio arquitectónico y un entorno excepcional. En primer lugar, le seducirán las típicas casas vascas con entramado de madera roja, verde y blanca del centro de la ciudad y su tranquila bahía con vistas a una rada protegida muy apreciada por los bañistas.

Si bien existen muchos puertos pesqueros notables en Francia y en el Atlántico, San Juan de Luz es excepcional. Sus coloridas embarcaciones de arrastre siguen arraigadas en su pasado corsario y ballenero. En la actualidad, la pesca artesanal se concentra en el atún, las sardinas, la merluza de línea y las anchoas, que se exponen y venden en los puestos de los pescaderos en la lonja. De abril a octubre, se organizan excursiones en barco para explorar la costa vasca.

 

La gastronomía local tiene mucha fama, ¡y no sólo por el pescado! ¿Le suenan los “mouchous” y “kanougas”? Son los divertidos nombres que reciben los famosos dulces de la casa Maison Pariès. Los deliciosos macarons de Monsieur Adam también contribuyen a la fama de la ciudad. Pero además, no deje de probar las especialidades culinarias vascas: chipirones rellenos, Zikiro (pierna de cordero asado al espeto), merluza a la koxkera, piperrada... Para terminar, pruebe el delicioso queso Ossau-iraty y el tradicional pastel vasco.

 

Aproveche su visita a San Juan de Luz para conocer los lugares emblemáticos de la ciudad. La Casa de Luis XIV, residencia real del siglo XVII, le descubre la vida de las ricas familias armadoras de San Juan de Luz mostrándole sus apartamentos, entre los que se encuentran el gran salón del rey y una espléndida galería con vistas al puerto. Otra casa, clasificada como monumento histórico y erigida al borde del puerto, es aún más imponente que la del Rey Sol. Se trata de la casa de la infanta María Teresa de España, su esposa.

Después de recorrer el centro histórico de la ciudad, comprobará que los alrededores son igual de interesantes. De un lado de la bahía se encuentra el magnífico Fuerte de Socoa, reforzado por Vauban en el siglo XVII y recuerdo de la antigua rivalidad franco-española; y al otro lado, la Punta de Sainte-Barbe, ideal para pasear por un marco natural, que ofrece una extraordinaria panorámica de la costa vasca salvaje.

 

 

¿Lo sabía?

El pasado nos recuerda la importancia de San Juan de Luz en la historia de Francia. Luis XIV y la infanta española María Teresa se casaron en esa ciudad el 9 de junio de 1660, para formalizar el acercamiento entre Francia y España. La casa de Luis XIV, aunque se puede visitar, sigue perteneciendo a los descendientes del armador Joannis de Lohobiague, que la construyó.

 

 

¿Cuál es el plan?

Más tranquila que Biarritz, la estación balnearia de San Juan de Luz le seducirá por sus playas y su animado ambiente con encanto vasco. Nuestro camping en Biarritz se encuentra a solo 20 minutos en coche de la ciudad. Para comer o cenar, esta ofrece una amplia gama de restaurantes para todos los gustos. La Vielle Auberge sirve deliciosos platos tradicionales vascos como la Axoa de ternera, el pulpo asado con limones confitados o la chuleta de cerdo Kintoa. También podemos mencionar el restaurante Xaya La Cave Gourmande y sus “amuse-bouche” (tapas). ¡Una auténtica experiencia gastronómica!

En mayo, durante el fin de semana de Pentecostés, no se pierda las tradicionales Casetas de San Juan de Luz. Entre espectáculos y clases de flamenco, las numerosas animaciones convierten la ciudad en una fiesta, para disfrute de sus habitantes (Donibane en euskera) y de los veraneantes.

×